No es algo muy frecuente, pero si que en alguna ocasión nos puede pasar, la rotura del cristal de la puerta de nuestra estufa de pellets, sobre todo si no tenemos en cuenta las recomendaciones que os vamos a dar en este nuevo artículo. Vamos a repasar algunas de las principales causas por las que puede romperse el cristal de una estufa de pellet. Si quieres saber que debes tener en cuenta a la hora de comprar una estufa de pellets o biomasa te recomendamos este otro artículo.

Todas las estufas de pellets disponen de una puerta por donde se accede al crisol, la zona donde queman los pellet, y al recipiente recogedor de cenizas, donde se realiza habitualmente los trabajos de limpieza y mantenimiento de nuestra estufa.

Dichas puertas por lo general, disponen de un cristal vitrocerámico por el que podemos visionar el fuego cuando arden los pellets, y además, a parte de con el ventilador que sopla el aire caliente, también nos calienta el hogar.

Como ya deciamos al principio, es poco frecuente, pero nos puede pasar que reviente o se quiebre el cristal de nuestra estufa de pellets.

Así que vamos a ver algunas de las causas más frecuentes por las que puede romperse el cristal de una estuafa de pellet:

 

Las pestañas que mantienen el cristal están demasiado prietas

Si miramos con detenimiento la puerta de la estufa de pellets y como está sujeto el cristal, observamos que el cristal no se asienta directamente con el metal exterior de la puerta, veremos que hay un cordón vitrocerámico especial para sostener el fuego, con la finalidad de absorber las dilataciones del metal de la puerta.

Y si miramos nuestra estufa por dentro en la parte del cristal observamos que hay unas pestañas de hierro para mantener el cristal vitrocerámico.

Normalmente estas pestañas vienen de fábrica ajustadas o apretadas en su justa medida pero si alguna vez hemos tenido que realizar un cambio del cordón por deterioro del mismo, o realizamos un cambio de cristal por su rotura o porque simplemente está feo o sucio, cuando volvamos a colocar y apretar el cristal con dichas pestañas tenemos que tener mucha precaución de no apretarlas en exceso, ya que si están muy apretadas, cuando la estufa de pellets coja altas temperatura devido a la combustión, el metal de las pestañas y el propio hierro de la puerta,  dilataran, por lo que si las pestañas que sujetan el cristal están apretadas en exceso,  el cristal se partirá o simplemente reventará, en función del calor que alcance dentro la estufa.

Cambio brusco de temperatura

Los cambios bruscos de temperatura  son fatales para cualquier cosas y si por ejemplo, realizamos la limpieza del cristal con un producto adecuado para el mismo, si  el cristal se encuentra todavía caliente, por el contraste de temperatura puede ocurrir que dicho cristal se parta, al igual que pasa con un simple vaso de cristal si lo sometemos a un cambio brusco de temperatura. Prueba a calentar un vaso en el microondas y luego metelo en agua fria..verás el resultado.

También es habitual, que si abrimos la puerta de la estufa de pellet, justo después de apagarse, pero estando aún caliente el cristal, al entrar aire frío, puede, por ese cambio brusco de temperatura, resquebrajar el cristal.

Lo mismo puede suceder si colocamos la estufa de pellets, próxima a la puerta de la calle, y  entra excesivo aire frío, por el mismo cambio de temperatura, puede partirse el cristal de la estufa de pellets.

Asi que muy atentos a los cambios bruscos de temperatura ya que son fatales

Residuos de pellets en el crisol de Pellets

Cuando encendemos la estufa de pellets, el crisol , la parte donde caen los pellets y arden, debe estar siempre limpio ya que si hay restos de pellets, o pellets no quemados, bien porque hemos hechado un puñado de pellets antes, para que así encienda antes, o por que hemos tenido un problema de encendido, y queden pellets sin quemar en el crisol, y encendemos de nuevo la estufa sin antes retirar estos pellets, puede pasar que por acumulación de pellet, en mayor cantidad que la estufa tiene estipulado, se genere un exceso de humo, y cuando aparece las llamas, se inflame el humo y rompa el cristal.

Debemos de tener un cuidado especial con este tema, siempre que intentemos encender la estufa de pellets, el crisol debe de estar impoluto, nunca meter puñados de pellets para que prenda antes, ya que  podemos tener un accidente más o menos grave.

Hay muchos otros motivos por los que se puede romper el cristal de nuestra estufa, un simple golpe, por ejemplo, o por cualquier otra causa, pero si eso sucediese, lo normal es que en pocos munutos la estufa se apagará sola al notar un fallo de presión, lo mismo que pasa si dejamos la puerta abierta más de un minuto.

Asi que si produce la rotura del cristal de tu estufa tranquilo, mantén la tranquilidad, recoge con cuidado los cristales rotos, y avisa al servicio técnico para que reponga el cristal.

 

Etiquetas:
Compartir

dejar un comentario

Tu email no será publicado Los campos obligatorios están marcados *