El otoño ya está aquí y con él también la bajada de temperaturas y el frio y muchos de los que tienen una estufa o caldera de Pellets se preparan para aprovisionarse de combustible para dichas estufas.

En el mercado te encuentras pellets de todos los precios y muchos de ellos seguramente no estarán certificados y  si cegados por su bajo precio estaremos corriendo el riesgo de comprar pellets que no tengan una calidad óptima, y con ellos llegan los problemas, ya sabes, lo barato sale caro. El pellets de baja calidad o no certificado acabará ensuciando en exceso nuestra  estufa o caldera y provocando que tengas que llamar al técnico para realizar el mantenimiento antes de tiempo, o lo que es peor,  que nuestra estufa se obstruya y la avería consiguiente nos sea más cara que si desde un principio hubiésemos optado por un pellets de calidad y certificado.

Las estufas de pellets cada día son más comunes en los hogares y esto hace que la demanda de biomasa y en concreto el pellets se haya disparado y algunas empresas hayan visto un negocio importante en esto y se hayan puesto a fabricar pellets.

El problema es que algunas de estas empresas por abaratar sus costos utilizan cualquier tipo de madera, como caso extremo os podemos contar que hemos visto pellets no certificados que utilizaban  madera de palet  que contienen muchas resinas, o maderas de muebles viejos que también llevan barnices o esmaltes incluso partes metálicas que frecuentemente no son extraídas y acaban apareciendo en el pellets lo que puede producir una rotura del sinfín encargado de alimentar la estufa o caldera de pellet.

Además estas maderas las echan sin limpiar los posibles restos de tierra que pudiera llevar y que después quedan incorporados en los pellets lo que reduce el poder calorífico.

En esta misma línea hemos detectado pellet fabricados con diferentes tipos de madera, como la cáscara de almendra, cuyo poder calorífico es muy alto lo que provocaba que el sensor de temperatura de la estufa en cuestión saltase, ya que ciertas estufas están fabricadas para usar combustibles que no superen las 5.500 kcal, y la cáscara de almendra los supera, lo que provoca, provocaba que el sensor de temperatura que disponen las estufas para evitar que se deterioren los componentes salte constantemente y por tanto la estufa de detenga.

Y en el lado contrario hay casos de pellets hechos con maderas de escaso poder calorífico como los sarmientos de la vid, una madera que apenas tienen poder calorífico, de ahí que ese pellets no llegue al mínimo de los 4.500 kcal adecuadas para una estufa convencional.

 

Otro de los problemas que nos encontraremos al comprar pellets no certificado es que no lo someten a un secado adecuado, por lo que esta humedad del pellets se incrementa y acabara produciendo perjuicios a nuestra estufa.

La humedad es uno de los principales factores que marcan la diferencia entre un pellets certificado y otro que no lo es. La humedad excesiva influye mucho en el quemado del pellet en la estufa, y acaba por deteriorar los tubos si no son tubos de acero inoxidables para pellets, y también puede oxidar el interior de la tolva y de la cámara de combustión.

Te puedes encontrar pellets hechos con pinos recién cortados. Este tipo de leña lleva excesiva resina, y al ser recién cortada, la humedad que traen es muy alta, por lo que no es nada aconsejable utilizarla para fabricar pellets, pero algunas empresas desaprensivas intentan hacer el agosto, o mejor dicho el invierno.

 

Otro de los problemas que encontrarás al querer ahorrar comprando pellets de baja calidad es el polvo que traen los sacos. Si te fijas en los sacos de pellets veremos como en el fondo aparece una especie de serrín o madera en forma de polvo, que se produce en el prensado del pellets. Los pellets certificados minimizan esta cantidad de polvo al mínimo ya que podría  atascar el sinfín de la estufa o caldera.

 

Por último queremos comentar el tamaño del pellets es un factor que influye en el buen funcionamiento de las estufas y de las calderas de pellets.

Puedes encontrar diferentes marcas de pellets con gran variedad de tamaños que van desde los 6 cm hasta incluso 1 cm. Lo ideal para las calderas de pellets son pellets de entre 1 y 4 cm. de largo, y de hecho muchos fabricantes de estufas de pellets recomiendan usar estas medidas de pellet.

 

Por tanto, mucho cuidado cuando vamos a comprar pellets, tu estufa y sobre todo tu bolsillo te lo agradecerán.  Nuestra recomendación es que siempre optes por pellets certificados ENplus A1, como el que vendemos en Pellets del Sur, es el más conocido, y en España se hace cargo de certificar  Avebiom, la Asociación De España de Valorización Energética de la Biomasa.Tambien puedes encontarar pellets con certificación DINplus que en este caso  lo certifica la certificadora alemana DIN CERTCO.

Gracias y hasta pronto, y no te olvides de compartir el artículo.

Compartir

dejar un comentario

Tu email no será publicado Los campos obligatorios están marcados *